Eliane Elias - Dance Of Time (2017)

lunes, 24 de abril de 2017

Leyenda guaraní sobre la Creación - Anónimo - Paraguay-Nordeste de Argentina-Bolivia-Sur de Brasil


El verdadero Padre Xamandu, el Primero, de una pequeña porción de su propia divinidad, de la sabiduría contenida en su propia divinidad, y en virtud de su sabiduría creadora, hizo que se engendrasen llamas y tenue neblina.

Habiéndose erguido de la sabiduría contenida en su propia divinidad, y en virtud de su sabiduría creadora, concibió el origen del lenguaje humano.

De la sabiduría contenida en su propia divinidad, y en virtud de su sabiduría creadora creó nuestro Padre el fundamento del lenguaje humano e hizo que formara parte de su propia divinidad.

Antes de existir la tierra, en medio de las tinieblas primigenias, antes de tenerse conocimiento de las cosas, creó aquello que sería el fundamento del lenguaje humano e hizo el verdadero Primer Padre Xamandu que formara parte de su propia divinidad.

Habiendo concebido el origen del futuro lenguaje humano, de la sabiduría contenida en su propia divinidad, y en virtud de su sabiduría creadora, concibió el fundamento del amor.

Antes de exirtir la tierra, en medio de las tinieblas primigenias, antes de tenerse conocimiento de las cosas, y en virtud de su sabiduría creadora, concibió el origen del amor.

Habiendo creado el fundamento del lenguaje humano, habiendo creado una pequeña porción de amor, de la sabiduría contenida en su propia divinidad, y en virtud de su sabiduría creadora el origen de un solo himno sagrado lo creó en su soledad.

Antes de existir la tierra, en medio de las tinieblas originarias, antes de conocerse las cosas, creó en su soledad el origen de un himno sagrado.
Versión de Helena Galiana

sábado, 22 de abril de 2017

Oda a la soledad - José Ángel Valente - España


Ah soledad,
mi vieja y sola compañera,
salud.

Escúchame tú ahora
cuando el amor
como por negra magia de la mano izquierda
cayó desde su cielo,
cada vez más radiante, igual que lluvia
de pájaros quemados,
apaleado hasta el quebranto, y quebrantaron
al fin todos sus huesos,
por una diosa adversa y amarilla.

Y tú, oh alma,
considera o medita cuántas veces
hemos pecado en vano contra nadie
y una vez más aquí fuimos juzgados,
una vez más, oh dios, en el banquillo
de la infidelidad y las irreverencias.

Así pues, considera,
considérate, oh alma,
para que un día seas perdonada,
mientras ahora escuchas impasible
o desasida al cabo
de tu mortal miseria
la caída infinita
de la sonata opus
ciento veintiséis
de Mozart
que apaga en tan insólita
suspensión de los tiempos
la sucesiva imagen de tu culpa.

Ah soledad,
mi soledad amiga, lávame,
como a quien nace, en tus aguas lustrales
y pueda yo encontrarte,
descender de tu mano,
bajar en esta noche,
en esta noche séptuple del llanto,
los mismos siete círculos que guardan
en el centro del aire
tu recinto sellado.
De Mandorla, 1982

jueves, 20 de abril de 2017

Poesía del vino/ 26 - Elogio del vino - Kisai - Persia


    Abre los ojos y mira la flor del fenogreco, brillante como una joya en medio del trigo verde, como un ser amado que, con la mejilla sonrosada, ha echado sobre su rostro un velo de seda verde. ¡Qué hermoso el néctar de los rayos del sol cuando su reflejo penetra en el vino! La copa es azul, el vino rojo, los rayos amarillos: se diría que era un fenogreco, violeta y tulipán. Esta claridad que en la copa se insinúa es como cornalina instalada en las perlas. Por esa transparencia y esa pureza, cuando tomas este vino no puedes distinguir la copa del vino, ni de tu mano la copa.
Traducción de Leonor Vernet
sobre la versión francesa de Henri Massé
Kisai

Kisai, nacido en Merv, gozó del favor de los príncipes samánidas y de Mahmud el Gaznaví, al que alabó en sus panegíricos. Por otra parte, chií y con tendencias al ascetismo, exaltó en sus versos a Alí y a la familia santa, si bien celebró el vino en otros versos (tal vez en un sentido místico). Su lengua y su estilo son de los más notables. De su obra no se conservan más que algunos fragmentos. Posiblemente murió después de 1002, fecha indicada por los autores de antologías.

martes, 18 de abril de 2017

Poetas del al-Andalus/Sefarad/ 23 - Qasida Maqsura (fragmentos) - Hazim al-Qartayanní - al-Andalus


El tiempo se repartía según las estaciones,
trasladándose de un lugar a otro,
como las estrellas errantes del cielo.
El invierno se pasaba en Cartagena, resguardada
de los vientos por los altos montes, junto al mar.
El verano en la fértil vega de Murcia, a la sombra de los árboles                            [cuajados de frutos, entre alcázares y puentes.
La primavera en los campos, prados y colinas regados por las                                                                     [primeras lluvias.
El otoño en los baños termales, de los que tanto goza el levante                                                                               [español.

~~~~
El mejor lugar para pasar el invierno, en la orilla de   un
                               [mar, entre cañas, cúpulas y casas.
Para pasar el verano, a las orillas de un río, entre palacios,                                                            [puentes y poblados.
Para pasar la primavera, lugares por donde se desliza el
                       [agua sobre praderías, llanuras y colinas.
Y para el otoño, lugares de aguas, o alhamas, entre árboles                                                                [castillos y caseríos.

En Murcia se reflejan los árboles en las aguas cristalinas del río.
Y pasábamos el tiempo comprendido entre almuerzo y cena
descubriendo los deseos de nuestras almas, mientras las
                                  [aves nos maravillaban con sus trinos.
O dejando rodar palabras bellas, como piedras preciosas,                                                             [en noches de luna llena.
Embriagándonos con el aroma de los árboles y flores,                                                             [mientras el alba despertaba.

~~~~
Y ahora nuestras miradas contemplan jardines rodeados                                                        [de acequias y estanques.
Va desapareciendo el sol del atardecer, hasta que no se
                             [ve más que el borde de su corona.
Pero entonces alumbra nuestros ojos el resplandor de
                          [Qubbas, cuya luz nos indica el camino.
Traducción de Emilio García Gómez

domingo, 16 de abril de 2017

Microrrelatos/ 19 - Quijotescas/ 31 - Crueldad de Cervantes - Marco Denevi - Argentina


    En el primer párrafo del Quijote dice Cervantes que el hidalgo vivía con una ama, una sobrina y un mozo de campo y plaza. A lo largo de toda la novela este mozo espera que Cervantes vuelva a hablar de él. Pero al cabo de dos partes, ciento veintiséis capítulos y más de mil páginas la novela concluye y del mozo de campo y plaza Cervantes no agrega una palabra más.

viernes, 14 de abril de 2017

Exposición de las xilografías realizadas por Salvador Dalí para la Divina Comedia de Dante en La Casona de Reinosa


El universo de Dante

La Divina Comedia es una de las obras fundamentales de la transición del pensamiento medieval al renacentista. El primer punto que debemos destacar es el carácter alegórico de la composición. Por ejemplo, la presencia del número 3, que simboliza la Santísima Trinidad (3 son los reinos que visita Dante, 3 las fieras que aparecen en la Selva Oscura, 3 los rostros de Lucifer, la estrofa utilizada es el terceto, 3 los protagonistas principales de la obra: Dante que simboliza el pecado; Virgilio, la razón y Beatriz, la fe...)

[...] En la obra, Dante finge hacer un viaje imaginario comenzando su peregrinación por el Infierno, para más tarde atravesar el Purgatorio hasta llegar al Paraíso.

La ilustración de Dalí

Muchos han sido los ilustradores de este poema, entre ellos Botticelli, Miguel Ángel, Gustave Doré, en los últimos tiempos Miquel Barceló. Pero Dalí, a pesar del profundo conocimiento de la obra de Dante, no se limita a ilustrar los versículos sino que, partiendo de ellos, se sumerge en una recreación psicoanalítica de la obra que parte de las teorías freudianas, dejando aflorar libremente su universo personal. Mediante la aplicación del método paranoico-crítico, plasma sus obsesiones y motivos recurrentes, uniendo el impulso surrealista a la aplicación de técnicas y estilos del Renacimiento y el Barroco.

La ilustración de la Divina Comedia fue un encargo hecho a Dalí por el gobierno italiano con motivo del 700 aniversario del nacimiento de Dante. Sin embargo, la polémica suscitada por no ser encargado a un artista italiano abortó el proyecto. Pero Dalí ya había empezado a realizar 100 acuarelas. A pesar de ello y a instancias del papa Pío XII, y con el auspicio de Joseph Foretquien, Dalí abordó la tarea de transferir esas 100 acuarelas originales a 3500 tacos xilográficos, uno por cada color. Para esa labor se utilizaron entre 30 y 40 planchas por cada acuarela.

La técnica xilográfica consiste en que, a partir de la acuarela original, cada color se plasma en una plancha. En el proceso de grabación la superposición de dos colores crea un nuevo color, por lo que los grabadores hubieron de prestar una atención minuciosa a la perfecta superposición de las planchas coloreadas para que aparecise el color dado a los originales. Esta técnica, especialmente difícil y laboriosa, estuvo supervisada en cada uno de sus pasos por el propio Dalí durante los más de 4 años que duró el trabajo. [Del impreso informativo de la exposición]

La exposición

Formada por 67 de los 100 cuadros que constituyen la obra íntegra, ilustra dos de las tres partes en las que se estructura el poema de Dante: Infierno y Paraíso, quedando al margen el Purgatorio. La muestra ha sido cedida por la obra cultural de la Fundación Universitaria Iberoamericana (Funiber), con sede en más de 30 países, y patrocinada por la Universidad Europea del Atlántico, el Año Jubilar Lebaniego 2017 y el Ayuntamiento de Reinosa. Podrá verse en la Sala de Exposiciones de La Casona hasta el 30 de abril. Les aconsejo que no se la pierdan. Para abrir boca, aquí tienen una pequeña selección de esas xilografías, acompañadas de los versos de Dante -traducidos por Ángel Crespo- y la música de Robert W. Smith.


Infierno


guardai in alto, e vidi le sue spalle
vestite già de' raggi del pianeta
che mena drito altrui per ogne calle

al mirar a la cumbre, vi que estaba
vestida de los rayos del planeta
que el buen camino a todos señalaba


Cerbero, fiera crudele e diversa,
con tre gole caninamente latra
sovra la gente che quivi è sommersa.

Cerbero, fiera cruel y diferente,
caninamente ladra con tres voces
por sobre aquella sumergida gente.


Qui vid'i' gente piú ch'altrove troppa,
e d'una parte e d'altra, con grand'urli,
voltando pesi per forza di poppa.

Más almas en tal sitio se congregan
que en los demás, y allí las vi afanarse:
empujan pesos, con el pecho bregan.


Uomini fummo, e or siam fatti sterpi:
ben dovrebb'esser la tua man piú pia,
se state fossimo anime di serpi".

Hombres fuimos y leña estamos siendo;
tu mano debió ser más bondadosa
aun con almas de sierpes contendiendo".


d'innanzi mi si tolse e fe' restarmi.
"Ecco Dite" dicendo, "ed ecco il loco
ove convien che di fortezza t'armi".

se detuvo ante mí, me hizo pararme
y dijo: "Mira a Dite; es el momento
de que tu alma de valor se arme":


Purgatorio


e canterò di quel secondo regno
dove l'umano spirito si purga
e di salire al ciel diventa degno.

y cantaré a la tierra purgadora
del alma humana, que hacia el cielo es vía
de la que se hace de él merecedora.


Da poppa stava il celestial nocchiero,
tal che parea beato per iscripto,
e piú di cento spirti entro sediero.

Estaba a popa el celestial barquero
que el ser beato en sí llevaba inscrito;
cien almas conducía al varadero.


O imaginativa che ne rube
tal volta sí di fuor, ch'om non s'accorge
perché dintorno suonin mille tube,

Oh fantasía que, de cuando en cuando,
arrebatas al hombre de tal suerte
que no oyera mil tubas resonando,


e vidi spirti per la fiamma andando;
per ch'io guardava a loro e a' miei passi
compartendo la vista a quando a quando.

y a sombras vi entre llamas caminando,
y aunque mi andar mis ojos vigilaban,
a ellas los dirigí de cuando en cuando.


Non aspettar mio dir piú né mio cenno:
libero, dritto e sano è tuo arbitrio,
e fallo fora non fare a suo senno:

per ch'io te sovra te corono e mitrio".

Ya mi tutela no andarás buscando:
libre es tu arbitrio, y sana tu persona,
y harás mal no plegándote a su mando,

y por eso te doy mitra y corona".


Paraíso


Nel ciel che piú de la sua luce prende
fu' io, e vidi cose che ridire
né sa né può chi di là sú discende;

Yo al cielo fui que más su luz reviste
y vi lo que, al bajar de aquella cima,
a poder ser contado se resiste;


Folco mi disse quella gente a cui
fu noto il nome mio, e questo cielo
di me s'imprenta, com'io fe' di lui,

Folco se me llamó en aquella esfera
que conoció mi nombre; y este cielo
de mí se sella, como de él yo hiciera,


Già si godeva solo del suo verbo
quello specchio beato, e io gustava
lo mio, temprando col dolce l'acerbo;

Ya se gozaba sólo de su verbo
aquel beato espejo, y yo templaba
en el mío lo dulce con lo acerbo;


tale dal corno che 'n destro si stende
a piè di quella croce corse un astro
de la costellazion che lí resplende;

tal, del cuerno que al lado diestro tiende,
al pie de aquella cruz se corrió un astro
de esa constelación que tanto esplande;


e la mia donna, piena di letizia,
mi disse: "Mira, mira: ecco il barone
per cui là giú si visita Galizia".

la dama mía, y llena de leticia,
me dijo: "Mira, mira: está llegando
el barón por el cual se va a Galicia".


La Divina Comedia - Robert W. Smith

miércoles, 12 de abril de 2017

Himno de Pan - Percy B. Shelley - Inglaterra


El Himno de Pan es un poema mitológico que el escritor inglés Percy Byshee Shelley compuso en 1820. Constituye la primera parte de un extraordinario duelo poético entre el dios Pan y Apolo, donde ambos intentan explicar sus respectivos papeles en la creación del mundo.

Pan, príncipe de los sátiros y de los faunos, es uno de los dioses más extraños de la mitología griega. Su apariencia no tiene nada que ver con la del resto de los dioses. Tampoco sus intereses ni su estilo de vida: Pan prefiere los bosques sobre el lujo del Olimpo, el vino de los campos sobre la ambrosía, los pastores, los ladrones y los mentirosos sobre los santos.


Hymn of Pan

I

From the forests and highlands
We come, we come;
From the river-girt islands,
Where loud waves are dumb
Listening my sweet pipings.
The wind in the reeds and the rushes,
The bees on the bells of thyme,
The birds on the myrtle bushes,
The cicale above in the lime,
And the lizards below in the grass,
Were as silent as ever old Tmolus was,
Listening my sweet pipings.

II

Liquid Peneus was flowing,
And all dark Tempe lay
In Pelion's shadow, outgrowing
The light of the dying day,
Speeded by my sweet pipings.
The Sileni, and Sylvans, and Fauns,
And the Nymphs of the woods and the waves,
To the edge of the moist river-lawns,
And the brink of the dewy caves,
And all that did then attend and follow,
Were silent with love, as you now, Apollo,
With envy of my sweet pipings.

III

I sang of the dancing stars,
I sang of the daedal Earth,
And of Heaven, and the giant wars,
And Love, and Death, and Birth--
And then I chang'd my pipings,
Singing how down the vale of Maenalus
I pursu'd a maiden and clasp'd a reed.
Gods and men, we are all deluded thus!
It breaks in our bosom and then we bleed.
All wept, as I think both ye now would,
If envy or age had not frozen your blood,
At the sorrow of my sweet pipings.


Himno de Pan
I

De los bosques y las tierras altas,
Venimos, venimos;
De los ríos y las lejanas islas,
Donde las olas rugen mudas
Para escuchar mi dulce flauta.
El viento en las cañas y los juncos,
Las abejas en las flores del tomillo,
Las aves en el mirto de los arbustos,
Los insectos sobre las rocas
Y los reptiles sobre la tierra,
Silenciosos como el viejo Tmolus1,
Escuchando mi dulce flauta.

II

El líquido Peneo2 continuó fluyendo,
Y oscuro yace el enorme Tempe3,
A la sombra de Pelión4, inmóvil,
La luz de un día moribundo,
Consolado por mis dulces notas.
Los Silenos, los Silvanos y los Faunos,
Y las Ninfas de los bosques y el mar,
Hasta la orilla húmeda del río llegan,
Hasta la oscura cueva llegan,
Sólo para escuchar fascinados,
Fueron silencio y fueron amor,
Escuchando atentos, sin un rumor,
Como tu lo estás ahora, Apolo,
Envidiando el canto de mi dulce flauta.

III

Le canté a las estrellas danzantes,
Le canté a la vieja Tierra,
Al cielo y de los gigantes su guerra,
Al Amor, a la Muerte y al Nacimiento,
Entonces cambié mi melodía,
Canté como bajo el velo de Menelao5
Perseguí a una doncella cambiada en cañas.
Dioses y hombres ¡todos somos ilusión!
Se quiebra nuestro seno y sangramos:
Todos lloraron; así como vosotros ahora,
Si la ira o la envidia no han congelado tu sangre,
Mientras oyes el lamento de mi dulce flauta.

1 Tmolus: dios de la montaña, esposo de Onfalia. Fue el encargado de juzgar la competencia musical entre Pan y Apolo.
2 Peneo: dios del río.
3 Tempe: valle de Tesalia.
4 Pelión: monte de Grecia donde vivían los centauros. Quirón, su rey, habitaba en la cumbre.
5 Menelao: héroe de la liga aquea contra los troyanos. Esposo de Helena.